Mi habitación propia

Con riesgo de sonar egoísta, cosa particularmente despreciable en boca de casi cualquier mujer – de quienes se espera toda entrega y toda generosidad – afirmo que pocas experiencias me han resultado tan gratificantes, liberadoras y expansivas, como tener mi “habitación propia”.

En 1928, Virginia Woolf, escritora y feminista inglesa, fue invitada a dar unas charlas sobre el tema de la mujer, y ante la pregunta “¿Qué necesitan las mujeres para escribir buenas novelas?”, ella contestó de manera realista y valiente: “Independencia económica y Una Habitación Propia”. De ahí surge su ensayo titulado con el mismo nombre, donde Woolf construye un discurso real y al mismo tiempo metafórico sobre los derechos de la mujer, tanto en lo referente a su expresión a través de las letras, como a su vida cotidiana.

Recordemos que por aquellos tiempos – y por aquellos rumbos – sólo hacía nueve años que se le había concedido el voto a la mujer, por no mencionar otras peculiaridades en relación al género femenino…. Hoy, habiendo transcurrido casi cien años, aun me encuentro con mujeres enajenadas que desean…, que necesitan “una habitación propia”.

En la mañana conversaba con mi amiga Karla quien afligida me compartía que  cargaba con la responsabilidad de cuidar a su padre. Karla está divorciada, tiene profesión, sueños, dos hijos adolescentes, hobbies, cargas económicas, amigas, y algunas otras cosillas más. Su papá, con más de 75 años a cuestas, una viudez mal asimilada, dos rodillas en franca decadencia y una depresión viento en popa, se recarga del todo en Karla dado que sus otros dos hijos varones, “bien casados”, andan en lo suyo y tienen muchas cosas que hacer… (Me pregunto yo: ¿más cosas que hacer que Karla?).

Como Karla hay muchas que asumen responsabilidades de más. ¡Y es que esta identidad femenina, construida desde lo relacional: “ser para los otros y en función de los otros”, aplaudida por la sociedad,  exigida a veces por nuestros seres cercanos, consentida sin cuestionar por nosotras mismas – tenga el costo que tenga, y en espera de que así nos quieran más y mejor -, nos convierte en heroicas y necesarias a los ojos de los demás, en buenas y responsables antes nuestros propios ojos, y en una madeja de nervios y frustraciones para nuestras necesidades y deseos más profundos…

Me pregunto, a través de la voz de Marcela Serrano “¿Puede haber una sensación más excitante (y atemorizante, a la vez, lo reconozco) para una mujer, que el sentirse fuera del alcance de los demás, de los cercanos que la aman pero que simultánea y sutilmente la ahogan?”

Me pregunto también parafraseando a Woolf ¿Cómo no desear una habitación propia, con un cerrojo pesado y hermoso que impida que las  imparables irrupciones nos alejen de nosotras mismas? ¡Y tanto mejor un departamento propio, y suficiente dinerillo en la cartera, y tiempo, ¡más tiempo!… y un cuerpo para una misma, y un corazón más vivo, y una mente, que estando más tranquila, pueda, entonces sí, compartirse de manera suave y gozosa con los demás…

Las mujeres hemos nadado contracorriente, y seguimos en este esfuerzo por lograr la equidad. Encontremos espacios de recreo, de placer, de descanso, de crecimiento… sin duda ellos nos construirán en mujeres integras, donde el amor que demos no nos restará fuerza ni libertad.

CATEGORY: Blog, Diversos Temas

terediaz

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *