¿Con quién sí me caso?

Si bien en pleno siglo XXI la apertura a nuevos modelos amorosos es la constante, generalmente, nuestras formas de amar, se acaban concretando y viviendo en la institución social que llamamos matrimonio. Así que más que criticar el matrimonio es mejor concebir nuevas formas de ingresar en esa institución. De ahí la importancia de pensarlo de manera diferente, y de buscar la forma de mejorar la entrada en él.

Entonces, si te piensas casar:

  1. Cásate con alguien que te guste su olor: El olfato forma parte de nuestro sistema nervioso más primitivo y genera el más inconsciente y poderoso “test” de compatibilidad.
  2. Cásate cuando tengas trabajo y dinero que te asegure la autonomía; sin dinero propio y sin un proyecto personal, te someterás al bolsillo y las decisiones del otro.
  3. Cásate con alguien que no esté excesivamente pegado a su madre o a su padre, de lo contrario acabarás siendo otra segunda madre u otro segundo padre y además te verás obligado a rivalizar con los verdaderos progenitores de tu pareja.
  4. Cásate con alguien que no confunda la sinceridad con la verdad: se debe ser sincero pero sensato. Quienes aman la sinceridad viven en la honestidad y protegen la relación; los amantes de la “verdad absoluta” convierten su búsqueda en algo más importante que el propio amor.
  5. Cásate con alguien que no se ate demasiado al pasado, ni a su pasado personal ni al pasado del amor que viva contigo.
  6. Cásate con alguien que trate bien a los extraños, sobre todo a los empleados, camareros, o cualquiera que esté por debajo suyo en la línea jerárquica. Algún día te tratará como trate a esas personas.
  7. Cásate con alguien que sea un buen conversador: que comparta, que no te interrumpa, que te escuche, que delibere y cuestione… alguien que pueda jugar con las palabras sin creerlas sagradas.
  8. Cásate con alguien con el que te sientas orgulloso de ir a su lado, con alguien que te resulte elegante y armonioso para compartir un paseo, alguien con cuya imagen frente al espejo o en una fotografía, te sientas a gusto.
  9. Cásate con alguien que no sea extremadamente rígido, aunque sea “un diamante” porque será “valioso” pero duro.
  10. Cásate con alguien que no se sienta insignificante, Alguien que no sea “insípido”, “soso”, intercambiable por cualquier otra persona.
  11. Cásate después de haber invertido tiempo y dinero en tu persona en todos los aspectos: intelectual, corporal, erótico, emocional,
  12. Cásate con alguien que no sea celoso. Al principio puede que tenga un toque de diversión pero la vida será un infierno al cabo de poco tiempo. El amor es intercambio, no posesión.
  13. Y por último… cásate con alguien que pueda resultar un buen “ex”, o que ya lo sea, porque si tu candidato a pareja despotrica, chantajea, o culpa a sus “ex”, sí tu llegas a serlo la historia se repetirá…

 

CATEGORY: Blog, Pareja

terediaz

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *