¿Cómo ser una suegra ¨perfecta¨?

El papel de la suegra ha tenido un impacto histórico en la vida de las familias. Generalmente, se hace mofa de la relación entre yerno y suegra, siendo él quien se queja, el que dice a su esposa que no inviten a su mamá a la casa, etc., (pensando con en este ejemplo en la alianza que hay entre madre e hija, esta última esposa del hombre en que pensamos). Pero, realmente, las relaciones más complicadas se dan entre la de suegra y nuera. Analicémos el por qué.

Muchas “super suegras” se consideran las encargadas de enseñar a las nueras cómo construir un hogar. Es ahí donde puede comenzar el jaloneo entre las dos mujeres que se identifican con ese rol, que se viven como cuidadoras y que se consideran encargadas de lo emocional, para ver a cuál de las dos les hace caso el hijo-esposo.

Valdría la pena decir, que un hijo adulto que no obedece plenamente a sus padres, que se alía con su pareja, que no acata ciégamente los mandatos maternos y familiares, da cuenta de una buena educación, pues una educación exitosa lleva a la autonomía, a la toma de consciencia, a un pensamiento independiente, y a la construcción de nuevos modelos de vida adecuados a los retos presentes y a las personas que los desafían. Se vale –y suma como parte de la integreidad personal- ser buen hijo: respetuoso, considerado, generoso, conectado; pero un hijo que idolatra a su madre o padre, generalmente es mal padre o mala pareja, pues cumple una función de, pareciera, pareja o padre de sus propios padres.

Dicho lo anterior, ¿cómo se puede ser una buena suegra?:

  • Se debe considerar si las intromisiones en la pareja de su hijo responden más que a su “buena voluntad” a problemas propios de su vida de pareja
  • Las buenas suegras aprenden que los límites pueden ser oportunidades para “jubilarse” de un estilo de ser madre que está caduco ya.
  • Una suegra buena entiende y tolera que la nuera y el hijo prueben métodos, hagan sus pininos y tropiecen en el transcurso del tiempo.
  • Una buena suegra tiene un proyecto de vida personal, no puede hacer de su hijo y de la familia de su hijo su proyecto de vida.
  • Las buenas suegras trabajan sus propias carencias y dolores del pasado para no querer resolverlos a través de sus hijos.
  • Quizás algunas cosas bien pensadas, con estrategias bien planeadas, pueden ser aclaradas con su nuera, pero los reclamos y enojos de una madre debe manejarlos con su hijo, directamente.

El punto de ser una suegra perfecta es ser una mujer realizada, madura, que ubica su papel en el rol familiar, que entiende lo que es la autonomía y que si no la ha alcanzado todavía, está en momento de alcanzarla. Por su parte las buenas nueras tienen también sus desafíos:

  • No solicitar que el hijo “rompa relaciones” con su madre aún si ella no es de su particular agrado.
  • Si tienes hijos, no negar a los hijos el afecto a la abuela como manera de “cobrar” las diferencias que se tiene con ella.
  • Acordar con el esposo abiertamente lo que requiere la nueva pareja y la nueva familia para construir su propio estilo de vida y escala de valores.
  • Poder negociar con la pareja qué eventos puedes compartir con su familia (particularmente su mamá) y de cuáles prefieres abstenerte cordialmente para no sobre cargar la relación.
  • No entrar en competencia con la suegra sino escuchar con apertura lo que la experiencia de ella. No se trata de ganar, sino de madurar.
  • No compararla con los propios padres.
  • Recordar que no se tiene que estar de acuerdo en todo pero si procurar siempre un trato cordial.

Una mujer construirá junto con su pareja una sólida relación de pareja, no por las batallas ganadas a la suegra, sino por su apuesta a la propia madurez y a la solidez construida en su nueva relación. Pero ojo, el papel del hijo es central en esta triada: un hombre que se abstiene de definir su postura a favor de su pareja y sigue “exaltando” de manera desbordada el rol de su propia mamá, favorecerá el crecimiento del conflicto, el distanciamiento y la ruptura de su propia relación.

 

CATEGORY: Blog, Diversos Temas

terediaz

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *