Mitos alrededor de la Maternidad

 

Tengo cuatro, hijos, ¡cómo de que no! Y con el correr del tiempo me doy cuenta que nadie me advirtió, nadie me explicó y nadie me previno de la misión que estaba por emprender. Todo lo contrario, si bien yo veía a mi madre bastante estresada en la vida diaria, pensé que muchos de sus pesares tenían más que ver con mi padre que con nosotras cuatro –mis hermanas y yo–, porque ella (sumada a la voz de mi padre) decía que nosotras éramos su vida. Aún así no olvido el día que sentadas en el silloncito de mi recámara le pregunté: “Ma, ¿es muy difícil dar a luz?”, y ella me contestó: “Olvida el parto ¡lo que viene después!”. Y sí, eso bien que lo entendí justo después, cuando mis hijos brincaban en mi cama y en mi cabeza y yo quería encerrarme en el baño y ponerme –con chocolate en mano y tapones en los oídos– a leer.

       La maternidad está exaltada como un evento determinantemente “realizador” en la vida de las mujeres. Con el discurso de la “naturaleza femenina” y el “instinto materno”, muchas de nosotras dudamos de nuestra ambivalente experiencia a la hora de querer tener hijos y durante su larga y extenuante educación. Afortunadamente, en la actualidad la mayoría de las mujeres podemos integrar en nuestro campo de posibilidades diversos planes para conformar nuestro proyecto de vida personal. Pero no dejamos de sentir –en el ambiente, en las canciones, en las miradas, y en las preguntas de nuestras propias mamás– la presión con respecto a la importancia de ser madres y las bondades de la maternidad.

Ser madre es una elección, no una vocación natural ni un destino único. Todo ser humano nace de una madre, pero ninguna mujer nace con la vocación a la maternidad tatuada. Por eso, y como seres culturales más allá de nuestra estructura biológica, la maternidad no es una vocación femenina universal, menos aún un camino único de realización personal.

Independientemente del deseo, gusto, y competencia que cada mujer tenga para realizar y ejercer estas funciones, muchas mujeres, a medio camino, nos encontramos en una encrucijada de sentimientos, limitaciones y cansancios que nos hacen dudar de la decisión tomada de ser madres años atrás.

Es que la maternidad es una entrega constante, un acto de dar vida con absoluta generosidad, y está bien, es una invitación a “estirar” nuestra estructura de carácter, a madurar y a dejar de ladito el ego, pero en un mundo donde se privilegia la satisfacción personal, esta capacidad de dar –no desde la abnegación, pero sí desde la entrega y la renuncia a favor del otro– es algo poco común.

Haré algunas distinciones que nos permitirán comprender la ambivalencia de esta experiencia tan compleja:

  • La maternidad no es un instinto ni un llamado de la naturaleza, es una decisión.
  • Decidir ser madre nunca es una elección “pura” en tanto que se nos cruzan de manera consciente e inconsciente los mandatos sociales y las presiones de nuestro entorno que exaltan la idea romántica de la maternidad.
  • La maternidad genera sentimientos encontrados de amor y odio, de suficiencia y de incapacidad y es normal. Pero una cosa es sentirlos y otra es actuar en detrimento de los hijos con conductas hirientes o negligentes.
  • Uno puede no gustar de la maternidad y sí querer a sus hijos. Es más, se puede congeniar más con un hijo que con otro, manejar los sentimientos, y no lastimar su personalidad.
  • Los hijos no necesitan una madre abnegada, víctima, sacrificada y de tiempo completo, porque su frustración –y no su experiencia de satisfacción– será lo que más reciban de ella.
  • Los hijos requieren de un vínculo sólido que les permita saberse mirados, aceptados, apreciados y amados, teniendo aseguradas sus necesidades básicas físicas y emocionales, y eso les es bueno y suficiente. Una mujer que trabaje sus contradicciones y carencias, e integre un proyecto de vida estimulante del que forman parte sus hijos, está mejor capacitada para construir un vínculo de tal solidez.

 

Sobra decir que todo se agudiza cuando en el día a día, y a falta de apoyos públicos, se tiene que malabarear para ejercer la maternidad y al mismo tiempo sostener un trabajo remunerado, cuando se carece de sistemas de apoyo recibidos del entorno en general y de los padres en particular, y cuando no existen bases económicas que aseguren una estabilidad básica para sacar adelante a los hijos.

Aun así, y con mis hijos invitándome a desayunar por el día de las madres, mi corazón se siente satisfecho, porque los quiero, y con mi amor confirmo que un hijo no puede ser tu único proyecto vital porque ese “sueño” no solo va a limitar tu crecimiento, sino porque –tarde o temprano– se lo vas a cobrar.

  • Tere Díaz en redes:
  • Facebook: Tere Díaz Psicoterapeuta
  • Twitter: @tedisen
  • Instagram: terediazsendra

 

“Las mayores conquistas son las victorias psicológicas”

 

Vivimos en la era del cambio acelerado y la incertidumbre permanente. Las altas exigencias y diversidad de opciones que plantea un mundo globalizado, tecnológico, y digital nos imponen marchas forzadas y estados sostenidos de estrés. El imperativo de estar informados, actualizados y bien conectados, genera un “cocktail” que deriva en una ansiedad galopante.

La ansiedad es uno de los grandes males que caracteriza a la sociedad posmoderna. Insomnio, palpitaciones, desvanecimientos, sudoración en las manos, falta de apetito o exceso del mismo, miedos irracionales y quedar pasmados de forma recurrente, son algunos de los síntomas de este malestar que se filtra de manera inadvertida en la vida de quienes lo padecen minando su bienestar y su eficacia.

La adaptación a una vida acelerada y la posibilidad de transformarla en ritmos y territorios menos demandantes, será producto de muchos factores que habrán de conjuntarse en lo económico, político, social y cultural, de los cuales, tendremos pocos efectos en nuestra corta existencia, ya que esta nueva tendencia sigue “in crescendo”. Pero el afrontamiento del día a día, si bien puede ser acompañado por paleativos generados en el orden de lo público, será una tarea individual de las personas en sus vidas.

Existen tres elementos que resultan de vital importancia para mantener la ansiedad “a raya”: desarrollar la confianza en uno mismo, aprender a gestionar las emociones, ejercitarse en el manejo del estrés.

 

    La confianza en uno mismo crece y se consolida reconociendo nuestras competencias y haciendo uso de ellas. Si revisamos los retos que hemos ya superado a lo largo de la vida, nos daremos cuenta que somos buenos para diversas cosas, que poseemos habilidades y capacidades importantes, y que gracias a ellas hemos salido airosos de algunas circunstancias adversas, por pequeñas que hoy nos parezcan. Apropiarnos de estos logros refuerza la experiencia de agencia personal: “soy bueno y puedo lograr cosas”.

Las competencias reconocidas se pueden fortalecer y exponenciar a través de pequeñas acciones que nos permitan seguir ejercitándolas e incluso desplegando otras nuevas: hacer una llamada para consultar algo, atender un nuevo cursillo, realizar alguna lectura, pueden ser herramientas de perfeccionamiento. Las metas a corto plazo y de baja dificultad son óptimas puertas de inicio que no admiten grandes excusas al tiempo que sí van creando hábitos nuevos y enriquecedores. Nuestro cerebro es tan plástico, que las pequeñas acciones sostenidas en el tiempo crean nuevas conexiones neuronales que confirman la idea de que somos capaces, ¡porque lo somos!

Es importante parar las ideas negativas que irrumpen en nuestro cerebro y detienen nuestro avance: “no puedo”, “me falta tiempo”, “con esto no mejoraré”. ¿Cómo se paran estas creencias erróneas? ¡Parándolas! Desactivándolas. No evites el pensamiento, es imposible, pero entra y sal de él: distráete y repítete a ti mismo “esto que me digo es una creencia equivocada”, o bien “de nuevo la mente me quiere jugar chueco”. Sostente centrado en tu objetivo y avanzando en las pequeñas acciones que vas ejecutando. Si sabes lo que quieres lograr y mantienes tus acciones en esa línea, por pequeñas que éstas sean, irás haciendo conquistas importantes.

 

 

         Aprender a gestionar las emociones si bien no es una tarea fácil, también es entrenable. Manejar la presión, la ansiedad, el miedo, es una habilidad que se puede adquirir. Para conseguir esta capacidad es importante llevar a cabo ejercicios que te enseñen a respirar, a relajarte y a concentrarte. Respirar profunda, sostenida y pausadamente, obliga a bajar el ritmo cardiaco y por tanto a detener la ansiedad y el miedo. Por otra parte, reconocer el pensamiento que está tras la emoción imperante es otro recurso para erradicar la distorsión cognitiva que detona la ansiedad: por ejemplo, pensar que todos los jefes tienen que ser de carácter fuerte y pueden explotar puede generar una reacción ansiosa que no corresponde con lo que esta ocurriendo en una sala de juntas. El ejercicio, por otro lado, es un hábito fundamental relajante. Y sin duda la atención plena que implica poner foco e intensidad a lo que se está haciendo, elimina distracciones –físicas o mentales– que disparan temores y facilita permanecer en el aquí y el ahora.

 

    Por último, hablemos del manejo del estrés. Éste es la respuesta del organismo a la anticipación del futuro imaginado como amenazante, esto nos regresa de nuevo a la importancia de centrarse en el presente y mirar a los logros que se espera conseguir en el futuro, favoreciendo el sentimiento que generará la sensación de éxito. El poder vivenciar anticipadamente el logro no solo favorece la  motivación, sino que al mismo tiempo activa una química corporal que genera bienestar y positivismo. El pensamiento experimentado es química en acción.

De nada sirve rumiar los errores pasados, pero sí distinguir aquello que se puede controlar y aquello que no. Esta distinción ayuda a dejar de lado lo que está fuera de nuestra gestión e implicarnos en los factores que podemos manejar mejor. Ese sería el caso de prepararse antes de una presentación en el trabajo organizando con anticipación lo que se va a exponer, teniendo información actualizada, probando el material que se va a utilizar, durmiendo bien la noche anterior y siendo puntuales el día de la reunión. Fuera de tu control estará si asisten todos los participantes esperados, si llega de buen o mal humor el jefe, o si se va la luz.

 

Planear los pasos de lo que nos proponemos, lograr a tiempo la meta que visualizamos y hacer un manejo adecuado de la ansiedad, no nos asegura que todo saldrá a pedir de boca, pero si nos garantizará “tenernos de nuestro lado”, desarrollar nuestras competencias, disminuir el malestar y encontrar nuevos senderos para continuar el camino.

 

Tere Díaz en redes:

Facebook: Tere Díaz Psicoterapeuta

Twitter: @tedisen

Instagram: terediazsendra

 

Sí, a ellos también…

 

Me gustan los hombres, mucho, y disfruto su compañía. Además, soy madre de cuatro varones, hoy adultos todos, y ha sido un privilegio acompañarlos a crecer y ser testigo de la construcción de su masculinidad.

Por esto y por más, hoy hablo a los hombres. No a los propositivamente evasores, ni a los negligentemente indiferentes. Menos aún a los agresores y a los abusivos. De ellos se encargarán las redes sociales, el fracaso repentino, la soledad apremiante, y con suerte –y pronto– las leyes.

Hoy hablo a la mayoría de los hombres, a todos aquellos que escuchan perplejos y desconcertados lo que infinidad de mujeres resisten, acusan y reclaman.

Sobra decirles que ni las mujeres somos siempre víctimas ni que ellos son siempre victimarios, y que defiendo a “capa y espada” que en el territorio del deseo y de la sexualidad, no todo se puede –ni se quiere– expresar siempre con palabras: la incertidumbre de la danza seductora –con un tipo de mirada y el roce de una mano– son parte del encanto del erotismo.

Pero nada de esto deja fuera la premisa de que la mayoría de ustedes ha invisibilizado, y que a muchos ha dado la idea de que nosotras podemos ser territorio de dominio, de uso, de conquista. En un mundo patriarcal y en México, país particularmente machista, se ha educado a los hombres bajo la idea de que las mujeres son “cosas” de las que pueden servirse, poniendo en el centro de la interacción su propio deseo y no el consentimiento y el deseo de nosotras.

Entiendo que la mayoría de ustedes estén confundidos, hoy necesitamos cuestionarnos muchas cosas. Existe una intensa lucha por la equidad por lo que es necesario que quede fuera la necesidad de usar la sexualidad para obtener un trabajo, un permiso o una vacación, o peor aún, para evitar un maltrato físico o verbal. Es un tema sensible culpar a las mujeres de estas prácticas cuando hombres y mujeres hemos estado atrapados en el sistema patriarcal que las promueve.

Sabemos también que hay conductas masculinas torpes o groseras que no son mal intencionadas, menos aún delitos, aún así nos hacen sentir mal. Nada justifica el avance sobre nuestro cuerpo sin estar seguros del consentimiento, y además del “no es no”, verbal, hay también señales no verbales que dan cuenta de nuestro acuerdo o desacuerdo. Es importante que las reconozcan y las respeten. Sin duda en la danza de los sexos puede haber contextos que crean confusión y malos entendidos, pero dado el abuso histórico sobre nosotras y el privilegio de poder que ustedes han gozado, insisto, no se puede dar nada por sentado.

Es muy concreto el meollo de nuestras demandas: el consentimiento mutuo, pero éste es difícil de ejercer mientras ustedes ejerzan el poder de manera unilateral y se sientan con el derecho de meterse con el cuerpo de la otra. La inequidad imperante nos deja en desventaja para “retirarnos del escenario”, poner límites y consensuar. Muchas de las ocasiones en las que lo hemos hecho las consecuencias han sido diversas en grado y forma: desde un silencio atroz por más de una semana, hasta un despido laboral, un golpe, mil amenazas, o una violación.

Hoy hablo a los hombres porque es urgente que testifiquen y señalen cuando otro hombre se apropie del cuerpo de una mujer a través de acoso pero también de una mirada lasciva o de un piropo no pedido: esos que se lanzan solo porque se puede, porque la otra es una mujer que se me atraviesa, o porque es mi compañera de trabajo o subordinada o amiga sin que haya un contexto que lo permita.

Hoy hablo a los hombres porque necesitamos su consciencia y su trabajo activo para no minimizar ni normalizar desde del hostigamiento “sutil” hasta los francos malos tratos.

Por todo esto nos apremia manifestar que no somos territorios de conquista. Todos somos tierra para sembrar y cosechar semillas.

La pérdida de deseo sexual es un mal generalizado en nuestro tiempo. La explicación de esta realidad deriva de distintos factores, entre ellos la erotización extrema de la cultura en la que vivimos, la conquista de una libertad sexual que se vive más como obligación que como derecho y  el ejercicio de una sexualidad como prácitca de consumo, y por tanto de uso, sino es que de abuso entre seres humanos. La saturación y el sinsentido se presentan como efectos inminentes del acceso fácil, superficial  y sobrevalorado a las relaciones sexuales.

Sin embargo existe un factor que se visualiza poco y está relacionado con el reparto inequitativo de las tareas domésticas, de la crianza de los hijos, y del cuidado emocional de quienes nos rodean. Las mujeres hemos sido socializadas para ser satélites de las vidas de los otros posicionándonos como las provedoras físicas y afectivas de nuestros seres queridos (y a veces otros no tan queridos). Es difícil medir el tiempo que se dedica a estas actividades, si bien hay cifras que arrojan el tiempo que implica la realización de dichas tareas, y que se suma a las horas de trabajo formal remunerado que muchas mujeres desempeñan. Ser las encargadas del bienestar emocional de nuestros hijos, padres, hermanos y parejas –entre otros- no es algo que se pueda contabilizar en “horas mujer” en tanto que implica en buena parte el empeño de nuestra propia energía emocional y mental para poner atención, intención y luego acción al bienestar de las personas que cuidamos y contenemos.

Alguien se preguntará ¿qué tiene que ver todo esto con la pérdida del deseo? ¿no se supone que el ejercicio de la sexualidad genera un bienestar físico y mental?. La respuesta inmediata sería sí, pero la libido es energía y la extrema carga emocional y mental de las mujeres genera mucho estrés y por lo tanto drena mucha  energía, ¿de dónde y cómo vamos a extraer el deseo si la energía nos falta para llevar a cabo –prever, anticipar, organizar, resolver y gestionar- todas las actividades mencionadas?

Muchas mujeres dicen “me gusta mi pareja, extraño la vida sexual que tenía, lo quiero, pero a las diez de la noche ¡no quiero sexo por favor!”. Esto en el mejor de los casos, porque a esto cabe sumar que la experiencia de inequidad genera resentimiento. Una vez más, se deja sentir el peso de una sobre-responsabilidad en algo que se intuye  -o se reclama con pocos efectos positivos- una responsabilidad común. El extremo llega a casos en que la mujer, siendo la proveedora económica principal de la familia, es también la proveedora principal (sino es que única) de los afanes domésticos y emocional.

Las excusas y explicaciones a esta situación son generalmente las mismas “es que mi ‘naturaleza’  femenina me lo facilita”, “me tardo mucho más si se lo tengo que explicar, mejor lo hago”, “se lo pido pero lo hace mal y de mala gana, prefiero no pelear”. Y el resultado termina siendo la sobrecarga y la falta de deseo sexual.

Muchas parejas llegan a consulta argumentando que desean renovar el deso que tenían, y terminamos trabajando de la vida dentro de casa con su particular inequidad. Así, el problema de raíz no es la cama, sino quien la tiende y echa las sábanas a lavar. Claro, existen disfunciones sexuales, problemas hormonales y falta de técnicas y rituales novedosos para actualizar el repertorio sexual, pero también se tiene que estar dispuesto a cuestionar “todas las reglas” del juego amoroso para reactivar la anticipación del disfrute y gozar de una más frecuente, satisfactoria y lúdica sexualidad .

 

Pasado el día internacional de la mujer y habiéndose dicho infinidad de cosas sobre nuestra condición desventajosa, me doy a la tarea, entre “chiste y broma” de agregar algunas cosillas. Unas más obvias que otras, algunas menos significativas, pero no por ello banales. Ser mujer hoy es un reto permanente y una conquista cotidiana, confío que estas reflexiones te lleven a considerar cómo quieres vivirte hoy y en qué requieres trabajar para lograrlo.

Otras gracias de ser mujer:

  • Somos Hacemos más interconexiones mentales, percibimos matices y hacemos más cosas a la vez.

  • Las ventajas de nuestro capital erótico que nos permite usar nuestra gracia, nuestro atractivo físico, nuestro cuerpo, para atraer, persuadir y sumar nuestro mundo de posibilidades. Una feminidad que integra la dimensión erótica más allá de nuestras cualidades empáticas, intuitivas y colaborativas.
  • La diversidad en el uso de la parafernalia. El permiso a adornarnos, ponernos, quitarnos, maquillarnos y emperifollarnos, mostrándonos así como más a gusto nos sentimos.

  • Podemos manejar más flexibilidad de roles. En la familia, en el trabajo, hasta en la cama. No nos pesan ni nos disminuyen las actividades “masculinas”.
  • La madurez adquirida -algo forzada- en tanto que muchas cosas nos cuestan más pues hemos nadado por años contra corriente y eso nos permite anticipar riesgos, tolerar la frustración y dar importancia a lo que realmente
  • Discúlpenme pero no voy a decir que el gozo de la maternidad. Tampoco digo que ser madre sea una desgracia pero en un mundo que no facilita esta faena, ser madre implica costos y renuncias altas. No toda mujer tiene la vocación a la maternidad y la elección de ser o no ser madre es una posibilidad de la hoy podemos gozar.

  • La capacidad de crear redes de amigas. Somos solidarias, conversadoras, consideradas y leales, en la mayoría de los casos, lo cual nos permite sentirnos conectadas y apoyadas entre nosotras. Las redes que creamos nos ayuda a solucionar problemas, criar hijos, cuestionar situaciones de vida, divertirnos juntas y crecer.
  • No nos molestan por hacer “cosas de hombres”, pocas nos molestamos si nos consideran “una mujer muy echada pa’lante”. Tan valioso es hacer cosas “de hombres” como “cosas de mujer”.
  • El disfrute de los pequeños placeres. Una charla amistosa, una caminata en el bosque, una siesta placentera, la lectura del periódico, son momentos gozosos para nosotras. No esperamos a que lleguen los grandes éxitos para disfrutar día a día de la vida, ni nos derrumbamos tan fácil por los fracasos cotidianos al punto de no poder disfrutar de una taza de café.

Desgracias de ser mujeres :

  • Que se dirijan primero a tu esposo, novio o incluso hijo, que a ti. ¿Quién dice que ellos deciden todo por nosotras?Hemos estado acalladas tantos años que aún hoy, de vez en vez, somos invisibilizadas .
  • Que te baje. Y tengas que ir a una larga junta de trabajo o quieras ir a nadar.
  • Las largas colas para ir al baño. ¡Suplico que haya más baños de mujeres que de hombres o que por favor los hagan mixtos ya!

  • La necesidad de admirar al otro en demasía para enamorarnos y la dificultad de disfrutar al par que tanto deseamos encontrar. Si nuestra pareja no es más rica, más alta, más grande, más madura, más, más, más, nos cuesta trabajo admirarla. La tan ansiada igualdad choca con la necesidad de protección y admiración hacia el ser amado.
  • Que te culpen si tu hijo tiene algún problema.Y es que nuestro rol de encargadas de la vida emocional de los que nos rodean hace de los problemas de nuestros hijos y a veces hasta de nuestra pareja, nuestra única responsabilidad.

  • El desfase emocional que hay con los hombres.Sobra decir que en cuanto a alfabetismo emocional somos más avanzadas y la falta de empatía masculina es un hueco en nuestras relaciones.
  • La sobrecarga que nos da el ser proveedoras emocionales de todos.Esta función ni se ve, ni se contabiliza, ni se nota; pero se exige y drena mucha de nuestra energía. Hemos de estar a cargo del bienestar afectivo de quienes nos rodean.
  • Tener en ocasiones que masculinizarnos para “sobrevivir “. O nos “amachamos” o nos “rechingamos”, pues aún la sociedad patriarcal favorece estratégias de competencia, dureza emocional, e individualismo, para poder triunfar.

  • ¡Cuánto nos cuesta movernos de lugares lastimosos con la creencia de que lastimaremos a los demás!
  • Que lo que en ellos se condona en nosotras se condena.Somos más severamente juzgadas por la sociedad. Sí, cuando un hombre toma o ejerce su libertad sexual es menos penalizado que una mujer en ese lugar. Lo mismo se podría decir de los hombres que se ausentan de casa por motivos de trabajo, se considera que es una cosa normal; en tanto que una mujer que da la misma importancia a su profesión que a su familia, se le puede tachar de “madre desnaturalizada”.
  • La exigencia en la belleza física, cuando sobrevaloran nuestra apariencia sobre nuestra inteligencia, y nos discriminan o critican por no tener la imagen femenina idea.

En fin, “arrieras somos y en el camino andamos” así que sigamos arando que todavía hay mucho por sembrar para cosechar una sociedad más justa, sostenida en el respeto a todos nosotros y en los intercambios en equidad.

El tema de ser madre en la actualidad –y en ocasiones de ser padre, por qué no- es un tema “que mueve montañas”. Lo que antes era algo que “tocaba hacer” y se daba por sentado, hoy es todo un cuestionamiento: “¿Cuándo?, ¿cómo?, ¿con quién?, o incluso ¿con nadie? Querer tener un hijo es querer escribir una historia compartida… con el hijo, ¿pero también con una pareja?

Hoy la dificultad para conseguir una estabilidad económica y una “suficiente” formación profesional, aunadas al surgimiento de nuevos modelos amorosos y familiares que no implican necesariamente un matrimonio a largo plazo, posterga e incluso pone en duda la opción de ser madre o padre como parte de un proyecto de vida. En ocasiones es la misma biología la que pone trabas difíciles de sortear.

Esto nos obliga a contemplar la posibilidad de otros caminos para llegar al mismo objetivo, entre ellos el de ser padres sin tener una relación amorosa. Cada vez son más los hombres y las mujeres que echan mano de esta opción sin importar sus motivaciones, sus preferencias sexuales, y sus edades para tener un hijo. El objetivo es uno: ser madres o padres sin renunciar a educar al crío de forma compartida.

Nuevos tipos de familia se originan ante las realidades que estamos viviendo: la autonomía prevalece, se posterga el matrimonio y el embarazo, y un día llega el momento de decidir si tener o no un hijo. ¿Por qué tener que supeditar la coparentalidad al amor de pareja? ¿No será que podríamos ser buenos padres sin tener un amor intermedio? De hecho, hoy existe, como en otros tantos temas, una plataforma llamada “Modamily” cuya finalidad es contactar a quienes quieren tener un hijo, comparten afinidades importantes en relación al tema, y están dispuestos tanto a vivir la experiencia como a asumir la responsabilidad conjuntamente.

De manera particular las mujeres, acercándose a los 40 años de edad, empiezan a sentir la presión del reloj biológico y con ello a buscar y acelerar vías para lograr su objetivo de ser mamás. Para los hombres el interés y rango de “preocupación” es diferente, si bien algunos a los 35 años se preguntan si serán padres y cuándo lo querrán, hay quienes no es antes de los 50 que lo consideran con seriedad.

De una u otra forma hemos de tomar en cuenta que ser padre o madre puede ser un gozo, pero es también siempre una inmensa responsabilidad. Por eso, valdrá la pena considerar la opción de ser padres -más no pareja- siempre y cuando impere el deseo de darse a los hijos, sabiendo que la convivencia con el pequeño y el compartir diario tendrá sus alegrías, pero también sus grandes dificultades. Habrá de igual modo que estudiar si se comparten valores de base, capacidad de entrega, y una estabilidad física, económica y emocional suficiente. Y además de estas compatibilidades, se tendrá que negociar su manutención y compaginar los tiempos de convivencia y cuidado, y por sobre todo, sostener un vínculo estable y afectuoso –lo cual no significa erótico amoroso- para asegurar el bienestar y la estabilidad de los hijos.

Si bien en México no acaba de normalizarse esta forma de crianza, el tiempo irá haciendo lo suyo en tanto que nuestra sociedad va cambiando y junto con ella los modelos diversos de hacer familia hoy. No es necesaria la convivencia domiciliaria para construir un buen núcleo familiar. Lo que sí se requiere es reconocerse como tal, y por tanto destinar recursos de tiempo, afecto, y espacio, para cultivar las relaciones de los implicados y sobre todo, el bienestar de los hijos.

El deseo de construir estos nuevos modelos de familia no exime el preguntarnos si el “padres sí, pareja no” requiere alguna regulación institucional para proteger a los hijos. Se tiene el derecho a ser padre, pero también a asegurar los derechos de ser hijo.

Es potente el deseo vital y existencial de muchas personas de realizarse como madre o padre. Confío en que nuestro entorno no solo normalice, legisle y facilite estas nuevas decisiones sino que también deje de hacer juicios morales sobre ellas. Sin duda queda un largo camino por andar.

 

Tere Díaz en redes:

Facebook:TereDíazPsicoterapeuta
Twitter:@tedisen
Instagram: terediazsendra

Cómo dejar de ser y sentirte víctima

La tristeza, el dolor y el enojo son experiencias humanas, todos —en distintos grados y en diversos momentos de la vida— experimentamos esos sentimientos. Sin embargo es característico de quienes se posicionan como víctimas acallar la ira y el enojo: les resulta más “fácil” esconderse en la “tristeza” pasiva del dolor, que reconocer el proprio malestar y actuar en consecuencia.

Es por eso que las personas víctimas tienden a ser pasivo agresivas, pues a mayor frustración, mayor desencanto y mayor acumulación de resentimiento que tiene que salir de alguna manera “velada”. El enojo “enterrado” puede ser hacia uno mismo por falta de seguridad y de competencia o hacia los demás por algún hecho que nos haya lastimado. En ambos casos la idea de “victimizarse” es la forma de sanar o de saldar cuentas crea la estrategia manipulativa de las personas que se victimizan.
Es importante hacer consciente esta estrategia inconsciente ya que en la base de la misma está el temor y la dificultad de reconocer nuestro enojo y actuar –oportuna y constructivamente – en consecuencia.

¿Qué toca hacer a quien se siente atrapado en su victimez? Adoptar medidas para cambiar las situaciones que nos producen infelicidad o insatisfacción y aceptar las que no tienen remedio. Esto implica y requiere un cambio de actitud y nuevos caminos de acción…

Tips para dejar de victimizarse

  • Suelta la idea de que la vida “te debe”. La vida no es justa, la vida no te debe nada, y aunque te lo debiera, no te lo va a pagar.
  • Reconoce los sentimientos que experimentas, sobre todo la tristeza y el enojo.
  • Descubre el significado de lo que estás sintiendo ¿miedo, celos, confusión?
  • Detecta los pensamientos auto-destructivos en torno a tus emociones y cuestiona el sistema de creencias que lo sustentan.
  • Mientras no puedas pensar y sentir diferente, al menos, antes de reaccionar, detén la acción. Pero intenta accionar de una forma distinta, aunque sea un cambio pequeñísimo, esto te ayudará a vivirte diferente, y luego a pensar y sentir de manera distinta.
  • Revisa tu forma de comunicarte. Deja de decir “no es justo”, “tengo derecho a…”, “las cosas deberían de ser “así y no asa”. Estas palabras solo justifican la ira y te atan a los sentimientos de frustración como si alguien estuviera obligado a satisfacer tus necesidades.
  • Distingue la empatía de la conmiseración. Una cosa es comprenderte y otra “tirarte al piso”
  • Sé asertivo. Di lo que sientes, necesitas y valoras.
  • Aprende a poner límites claros, y a decir NO ante lo que no puedes o no quieres.
  • Descubre tus gustos, intereses, habilidades y deseos, y encuentra acciones que te permitan desplegarlos y respetarlos.
  • Recupera seguridad personal a través de las pequeñas acciones que apuntan a respetar tus anhelos, tus necesidades y sus valores.
  • ¡Aprende a ser resiliente! Para superar las dificultades y aceptar tu vulnerabilidad tienes que creer en tu propia fuerza interior, la cual implica desarrollar la convicción de que serás capaz de encarar lo que sea que estés viviendo, con recursos propios o con apoyo externo.

Integrar estas actitudes favorece un proceso de transformación que sustituye una actitud pasiva y un comportamiento basado en el poder negativo. Practicar con pequeñas acciones estos tips te permitirá colocarte en una posición de fuerza para afrontar activamente tu vida y desarrollar tu el poder personal.

Insisto, la vida no es fácil pero la madurez consiste en hacerse cargo del propio dolor, de trabajarlo y de atravesarlo airosamente. Superar la actitud de víctima te permitirá tomar las riendas de tu vida.